viernes, 25 de febrero de 2011

Un rincón de lectura en el salón



El salón se ha convertido en una estancia muy versátil donde recibimos a nuestros amigos, cenamos en familia, vemos la televisión y nos relajamos después de una dura jornada laboral. Por este motivo, es importante tener muebles muy prácticos que podamos adaptar a las distintas circunstancias.

Una de estas funciones puede ser hacer unos pequeños rincones de lectura para disfutar de un buen libro ahora que se acerca el frío y nos apetece menos salir de casa. Para tener un rincón de lectura sólo necesitamos tres elementos:


  • Una butaca o sillón muy cómoda y a ser posible que esté puesta en una rincón de la estancia y se diferencia del resto del mobiliario. Con esto ya hemos conseguido dividir el espacio visualmente y distinguir claramente esta zona. Por supuesto la butaca la podemos acompañar de cojines y alguna manta de pelo para darle un toque más confortable.

  • Una lámpara para tener una luz focalizada. En este caso suele quedar mucho mejor una iluminaria de pie con la pantalla a juego con los textiles o los colores utilizados en la tapicería.
  • El tercer elemento es más opcional, se trata de colocar el conjunto cerca de la librería para darle el toque definitivo.

¿Tenéis un rincón de lectura? ¿os gustan cómo quedan?

¿Cómo decorar un salón contemporáneo?


Los salones contemporáneos suelen ser espacios, sencillos, luminosos y llenos de vida, que huyen un poco de los ambientes fríos del minimalismo, pero sin caer en un estilo colonial o clásico.

Salón Berlín


Si queremos conseguir este efecto en nuestro salón, debemos en primer lugar tener en cuenta la luminosidad y potenciarla con muebles en lacas blancas, textiles claros y algún espejo. Es importante que no haya demasiado muebles, lo ideal es contar con un sofá, una mesa pequeña, un mueble modular para la televisión y la zona de comedor.


Por supuesto, este tipo de salones contemporáneos suelen contar con pequeñas piezas de diseño como butacas o lámparas que llamarán la atención sobre el resto de mobiliario y objetos. En lo referente al color de las paredes, la libertad es absoluta.


Salón Nova Bianco


¿Os gustan los salones contemporáneos?

jueves, 10 de febrero de 2011

Sofá Chester, un lado masculino



En el Londrés del siglo XIX la entrada a los locales estaba completamente prohibida a las mujeres. Estos pubs estaban decorados con los sofás Chéster, cuyo tejido de capitoné se ha convertido en un clásico del diseño.



Sus brazos curvos, el respaldo bajo y el tapizado en diferentes telas y pieles están en la última moda. Así que el estilo masculino se fue perdiendo y ahora es un clásico en cualquier casa o en cualquier estancia.